Testimonios

Erika V.

Recuerdo esa sensación que me causaba mi físico la vergüenza por ser tan delgada, por no sentirme parte de nada ni en casa ni en la escuela, era realmente difícil y tan solo tenía 12 años y no comprendía tantas sensaciones dentro de mi.
Recuerdo esa primer fiesta en la cual acompañe a mi hermana eran chicos más grandes y bien recuerdo la desesperación que sentía por estar sola viendo a todos unas ganas inmensas de salir corriendo, de llorar recuerdo que pensaba que todos se burlaban de mi, volteé y había vasos con alcohol lo tome todo y recuerdo esa sensación de alivio como si algo dentro de mi se calmara comencé a tomar algunos tragos más y listo era realmente un alivio y sobretodo por que comencé a hablar a convivir y eso realmente me encantó.

Años más tarde recuerdo a mi madre regañándome diciendo que porque era así que qué necesitaba o q me hacía falta, que ella ya estaba harta.

Yo pensaba que exageraba que todo estaba bien que no tenía nada de malo que tomará y que me drogara todos lo hacían y además estaba en un momento chingón con mis amigos mi mamá no me entendía…

Además de que yo lo dejaría cuando quisiera.